Remedios Caseros Para Hemorroides (Parte II)

Puedes lubricar el área afectada.

Además de mejorar tu dieta con el fin de suavizar las heces, también puedes probar lubricando el área afectada. La aplicación de un lubricante como el aceite de vaselina puede ayudar a lograr una evacuación más fácil y suave. El lubricante puede ser aplicado en toda el área exterior afectada y un centímetro y medio dentro del ano, a través del uso de un paño limpio y un hisopo de algodón. Sin embargo, debes tener cuidado con algunos lubricantes que podrían empeorar tu condición y provocar una infección. Consulta a tu médico antes de aplicar cualquier producto en el área inflamada.

Evita relaciones sexuales anales.

Este tipo de relaciones puede ser muy irritante para las venas del área afectada causando rasguños en las paredes. Si las hemorroides están comenzando a aparecer, el practicar este tipo de relación puede empeorar terriblemente la condición.

No olvides el baño de asiento.Baño de asiento

 

 

Las hemorroides pueden causar mucha picazón e irritación, especialmente cuando están muy inflamadas. En estos casos es muy aconsejable aplicar baños de agua tibia. El baño con agua tibia es uno de los remedios más recomendados  para aliviar los síntomas de las hemorroides. Coloca agua caliente en la tina, luego siéntate cuidadosamente y continúa añadiendo agua tibia hasta que el nivel llegue a cinco centímetros por debajo de tu ombligo, permanece sentado en la tina de diez a quince minutos, según te sientas cómodo(a). Trata de practicar estos baños más de una vez al día, especialmente cuando sientas mucho dolor. Este procedimiento ayuda a aliviar el dolor y reducir la inflamación ya que estimula un correcto flujo sanguíneo en el área afectada.

Utiliza agua de hamamelis.

El hamamelis es una planta ornamental con flores amarillas y naranja muy olorosas y muy apreciada por su valor medicinal. Recibe otros nombres como Witch Hazel (Inglés), avellano de bruja, hamamélide de Virginia. Está en la lista de las hierbas más populares para el tratamiento de hemorroides. Según los expertos una pequeña cantidad de agua de hamamelis se debería aplicar en la zona afectada cuando las hemorroides son del tipo externo. Esta hierba es frecuentemente usada para prevenir el sangrado y la inflamación ya que provoca la contracción de los vasos sanguíneos.

Hamamelis Virginiana

Hamamelis Virginiana

 

Las cremas para hemorroides, otra solución.

Si tus hemorroides están causando molestias leves, puedes intentar comprar alguna pomada o crema de las de venta libre que podrás conseguir en casi cualquier farmacia. Sin embargo, toma en cuenta que la mayoría de estos productos realmente no detienen la inflamación ni eliminan el tejido hemorroidal. Estas se han desarrollado para aliviar los síntomas comunes de las hemorroides, tales como la picazón y el dolor.

Controla tu peso.

Las hemorroides son como las venas varicosas, tienden a ser más frecuentes en personas obesas y con sobrepeso. La razón para que esto suceda es que el exceso de peso incrementa la presión que se aplica sobre las extremidades inferiores. Si las hemorroides se han convertido en un problema de salud recurrente deberías pensar seriamente en deshacerte de esa grasa extra.

Evita consumir especias fuertes y bebidas alcohólicas.

Aunque las bebidas y las comidas no tienen un efecto directo sobre los tejidos hemorroidales, ellas realmente pueden empeorar tu condición, ya que el consumir especias, cerveza, bebidas a base de cola u otras bebidas ricas en cafeína y alcohol pueden ocasionar picazón excesiva provocando la irritación del área.

Cuidado con la sal.

Es un hecho que la ingesta de sal y alimentos salados puede empeorar las hemorroides. Cuando hay exceso de presencia de sal en tus comidas éste puede no ser absorbido por el cuerpo durante el proceso digestivo. El exceso de sal permanecerá en alguna parte del sistema circulatorio ocasionando muy posiblemente protuberancias no solo de la zona afectada sino en otras partes del cuerpo.

Ejercítate y Muévete.

Participar en programas de ejercicios continuos puede ayudarte a perder peso y a mejorar el movimiento de los intestinos.  Otra cosa muévete y evita llevar una vida sedentaria, cuando estás mucho tiempo sentado tus extremidades inferiores están expuestas a calor y presiones extremas. Si tu trabajo requiere que estés sentado todo el día, establece un período de descanso de cinco minutos por cada hora, durante el cual te levantes y camines un poco.

Si te pareció útil la información podrías compartirla