Operación o Cirugía de Hemorroides

Cuando los tratamientos tradicionales no mejoran los síntomas, la operación de hemorroides puede ser necesaria. La operación de hemorroides también se puede recomendar cuando éstas son muy dolorosas, cuando sangran en repetidas ocasiones, o hemorroides con prolapso. La disminución y destrucción del tejido hemorroidal puede lograrse mediante el uso de productos químicos, luz infrarroja,  gomas y otros métodos, todos los cuales son muy incómodos y dolorosos.

Un panorama de la operación de hemorroides

Para la mayoría de la gente, las hemorroides pueden ser tratados con terapias conservadoras que se centran en aliviar los síntomas y disminuir la presión sobre las hemorroides mediante el aumento del consumo de fibra y líquidos, junto con la modificación de los hábitos intestinales.

Sin embargo, en algunos casos, el tratamiento puede requerir una operación. Algunas situaciones en las que la operación de hemorroides se puede recomendar son:

  • Hemorroides que sangran en repetidas ocasiones.
  • Hemorroides prolapsadas.
  • Hemorroides trombosadas.
  • Hemorroides extremadamente dolorosas.

Generalmente se recomiendan cuatro tipos de operaciones para curar las hemorroides, las cuales son:

  • Ligadura con banda elástica.
  • Escleroterapia.
  • La coagulación infrarroja.
  • Hemorroidectomía.

Estos procedimientos se usan para disminuir y destruir el tejido hemorroidal. El médico los puede llevar a cabo en el consultorio o algunos en quirófano.

Las cirugías para las hemorroides. Explicación

A continuación se explican brevemente en qué consisten cada una de estas operaciones para curar hemorroides y los resultados esperados.

Ligadura con banda elástica

Uno de las cirugías de hemorroides más común  es la ligadura con banda elástica. Una pequeña banda de goma cuyo diámetro es de 1 milímetro

Ligadura con banda elástica.
Cortesía: www.brighamandwomens.org

(aproximadamente 1/25 de pulgada)  la cual se coloca en un dispositivo especial que luego la libera quedando la banda de goma adherida a la base de la hemorroide. Ya que no hay terminaciones nerviosas en el recto, no se necesita anestesia. Tarda aproximadamente una semana para que el tejido estrangulado se caiga y comience la cicatrización. La ligadura con banda elástica funciona mejor en las hemorroides de primer y segundo grado.

Escleroterapia

En la escleroterapia, una solución química se inyecta alrededor de los vasos sanguíneos para reducir la hemorroide. Esto causa en primer lugar inflamación y posteriormente la cicatrización que elimina los síntomas de las hemorroides.

Coagulación infrarroja

En la coagulación infrarroja, un dispositivo especial utiliza luz infrarroja para crear un leve quemado del tejido alrededor de la base de la hemorroide.

Hemorroidectomía

Ocasionalmente, las hemorroides internas o externas severas y extendidas pueden requerir la extirpación quirúrgica conocida como hemorroidectomía. A diferencia de otro tipo de cirugías de hemorroides mencionadas, una hemorroidectomía requiere hospitalización y el período de recuperación puede tardar varias semanas.