Twitter

Las Hemorroides Internas

Las hemorroides internas se pueden producir cuando hay un aumento de presión dentro de las venas hemorroidales internas. Esta presión adicional puede resultar en síntomas tales como malestar anal y sangre color rojo brillante que aparece en las heces o el papel higiénico. Los factores que pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar esta afección pueden ser varios, entre los que se encuentran: hacer un esfuerzo para evacuar las heces, la obesidad y una dieta con alto contenido de grasas y baja en fibra. Las estrategias de tratamiento por lo general implican cambios en la dieta y modificación de los hábitos intestinales. En los casos en que estos cambios no alivien los síntomas, se podría llegar hasta la cirugía.

¿Que son las hemorroides internas?

El término “Hemorroides” se refiere a una condición en la cual las venas alrededor del ano o la parte baja del recto se hinchan e inflaman. Existen varios grupos de venas alrededor del recto y el ano, un grupo se conoce como venas hemorroidales internas, los otros son conocidos venas hemorroidales externas. Como el nombre lo sugiere, las hemorroides internas afectan a las venas hemorroidales internas.

¿Que las provocan?

Como se mencionó, las hemorroides internas son causadas por presión elevada en las venas hemorroidales internas. Una serie de condiciones pueden aumentar la presión dentro de las venas hemorroidales internas. Estos incluyen:

  • Exceso de presión para expulsar las heces u otros malos hábitos intestinales como estar sentado por largos períodos de tiempo.
  • Embarazo
  • Envejecimiento.
  • Estreñimiento o diarrea crónica.
  • El coito anal
  • Cirrosis
  • Obesidad
  • Una dieta rica en grasa y pobre en fibra.

Los síntomas de las hemorroides internas

El síntoma más común de las hemorroides internas es la presencia de sangre color rojo brillante en las heces, en el papel higiénico o en la taza del inodoro.

Otros síntomas pueden incluir sensación de:

  • Vago malestar anal.
  • Llenura después de una evacuación intestinal.

El dolor no es un síntoma común de las hemorroides internas. Sin embargo, una hemorroide interna puede salir a través del ano fuera del cuerpo, llegando a ser irritable  y dolorosa. Esto se conoce como una hemorroide sobresaliente. Si no se trata una hemorroide interna que sobresale puede permanecer fuera del ano. En este caso, una persona puede presentar constante suciedad en la ropa interior.

Hacer un diagnóstico

Con el fin de diagnosticar las hemorroides internas, el médico comenzará haciendo una serie de preguntas (conocido como el historial médico), seguido de un examen físico. El o ella también pueden recomendar ciertas pruebas. Una minuciosa evaluación y un diagnóstico efectivo de las hemorroides por parte del médico es muy importante en el  momento que se presente sangrado del recto o sangre en las heces. El sangrado también puede ser un síntoma de otras enfermedades digestivas, incluyendo cáncer de colon o de recto.

Para hacer una evaluación profunda de las hemorroides internas del recto se  requiere un examen con un anoscopio, un tubo hueco con luz para visualizar las hemorroides internas, o un proctoscopio, útil para examinar de forma más completa todo el recto.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, el tratamiento de las hemorroides internas se centra en:

  • Aliviar los síntomas.
  • Aliviar la presión mediante el aumento de fibra y líquidos en la dieta.
  • Modificación de los hábitos intestinales.

Hemorroides internas y el Embarazo

Las hemorroides internas son comunes entre las mujeres embarazadas. La presión del feto en el abdomen (estómago), así como los cambios hormonales, pueden hacer que los vasos hemorroidales internos se agranden. Estos vasos también quedan bajo una fuerte presión durante el parto. Para la mayoría de las mujeres, sin embargo, las hemorroides internas relacionadas con el embarazo son un problema temporal.

Prevención de las hemorroides internas

La mejor forma de prevenir las hemorroides internas incluye:

  • Mantener las heces blandas que sean evacuadas fácilmente , disminuyendo así la presión y la tensión
  • Evacuar tan pronto como sea posible al sentir la necesidad de hacerlo.
  • El ejercicio, como caminar, y el aumento de fibra en la dieta ayudan a reducir el estreñimiento y el esfuerzo mediante la producción de heces que son más suaves y más fáciles de evacuar.

 


Cerrados los comentarios.