Información Sobre Tratamiento de Hemorroides

A pesar de que las hemorroides son una fuente de molestia para mucha gente, estas no son peligrosas o potencialmente mortales, y a veces desaparecen en unos días. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, el tratamiento para las hemorroides se centra en:

  • Aliviar los síntomas de las hemorroides.
  • Aliviar la presión mediante el consumo de fibra y líquidos.
  • Modificación de los hábitos intestinales.

En las ocasiones, en que estas opciones de tratamiento conservador no tengan éxito, la operación de hemorroides podría ser recomendada por el médico.

El tratamiento de prurito y dolor de las hemorroides

Prurito: Un Síntoma de las Hemorroides
Imagen cortesía: http://hemorrhoidsexternal.com

 

Generalmente se utiliza al comienzo un tratamiento médico conservador, cuyo objetivo es aliviar las hemorroides, atacando en primer lugar síntomas como dolor y comezón. Entre las medidas que se pueden aplicar para reducir el dolor están:

  • Una compresa fría aplicada a la zona afectada, cuando aparecen los primeros síntomas de las hemorroides.
  • Baño de tina tres o cuatro veces al día con agua caliente durante unos 20 a 30 minutos.

Varios medicamentos hemorroidales (cremas o supositorios) están disponibles sin receta. La aplicación de estos medicamentos en el área afectada por un tiempo limitado puede proporcionar un alivio de la picazón y la inflamación. Algunos de estos medicamentos también tienen un anestésico que puede proporcionar alivio al dolor.

Aliviar la presión

La prevención de la aparición de hemorroides requerirá la disminución de la presión y el esfuerzo de estreñimiento. Los médicos suelen recomendar aumentar la fibra y líquidos en la dieta. Comer la cantidad adecuada de fibra y beber de seis a ocho vasos de líquido (no alcohol) puede resultar en heces más suaves. Las heces más blandas hacen más fácil desocupar el intestino y disminuye la presión en las hemorroides causada por el esfuerzo. La eliminación de este esfuerzo también ayuda a evitar la salida de la hemorroide al exterior del cuerpo.

Entre buenas fuentes de fibra se pueden incluir:

  • Las frutas.
  • Las verduras, como zanahorias y vegetales de color verde.
  • Los granos enteros.
  • El salvado de trigo.

Además, los médicos pueden sugerir un ablandador fecal en polvo o un suplemento de fibra.

Algo que se debe evitar cuando se trata de aliviar el estreñimiento es cualquier laxante que no sea un ablandador fecal. Otros laxantes con frecuencia causan diarrea, lo cual puede ser tan dañino a las venas hemorroidales como hacer esfuerzos por causa del estreñimiento.

También es importante reservar cierto tiempo de cada día para tener una evacuación intestinal sin prisa, sin limpiar o frotar severamente. Se puede utilizar como alternativa para la limpieza, una almohadilla suave y húmeda (o incluso enjuagar con la ducha). Es importante evitar el esfuerzo durante las evacuaciones o permanecer mucho tiempo sentado en el inodoro.

Operación y procedimientos utilizados en tratamientos de hemorroides

En algunos casos, el tratamiento para las hemorroides puede incluir un procedimiento que consiste en la utilización de un endoscopio o cirugía. Estos métodos se usan para disminuir y destruir el tejido hemorroidal. El médico podrá llevar a cabo el procedimiento en el consultorio o en el hospital. Entre estas técnicas se encuentran:

  • Ligadura con banda elástica.
  • Escleroterapia.
  • La coagulación infrarroja.
  • Hemorroidectomía.